Entrevistas del CD Alcázar

ÁLVARO FERNÁNDEZ

05/12/2019
Compartir en Pinterest

Hoy conoceremos un poco más a nuestro nuevo director técnico, Álvaro Fernández Valero.

-Cuál es tu edad?

29 años

-¿De dónde eres?

Terrassa (Barcelona)

-¿Cuál ha sido tu vinculación con el baloncesto desde tus inicios?

Empecé jugando en el colegio y tras dos años en él inicié mi etapa de jugador en el Sferic de Terrassa en donde jugué en todas las categorías, incluido sénior. Con 15 años empecé a entrenar a la vez que jugaba pero no fue hasta que cumplí los 18 cuando me decidí por únicamente entrenar.

Como entrenador empecé en la escuela de bàsquet del Sferic y ejerciendo también de entrenador ayudante. De ahí pasé a la JET y al CNSabadell. Luego estuve en la Escola del Carme (Sabadell), en Cerdanyola y volví al CNSabadell, a la Escola del Carme y al Sferic en donde fui combinando el baloncesto menor con el sénior. También fui el responsable del PDP en la Federació Catalana y entrenador ayudante de la selección mini masculina.

-¿Qué prefieres entrenar: sénior o baloncesto de formación?

Sénior me gusta mucho por la madurez deportiva y personal de los jugadores/as que te permiten hacer muchas cosas. En cambio, con pequeños ves más su evolución, eres partícipe directo de que su mochila del basket se vaya llenando de las herramientas necesarias para que las puedan usar a medida que van pasando de una categoría a otra. Minis es una edad muy divertida porque es un baloncesto muy sincero, sin “trampas” tácticas.

-¿Jugador, entrenador o director técnico?

Como todos, si pudiera ser jugador de nivel me decantaría por esta faceta, pero me quedo con la de entrenador, es mi pasión, porque por mi forma de ser me enriquece el poder ayudar a mejorar a los demás, formar parte de un grupo y liderarlo cuando sea necesario.

-¿Cómo definirías tu baloncesto como entrenador?

Intento que sea un baloncesto alegre, de un ritmo alto y siempre buscando una alta anotación, es evidente pero, que como entrenadores debemos adaptarnos a las virtudes de nuestros jugadores. El baloncesto es un juego colectivo y lo intento enseñar a los jugadores como tal.

-¿Tienes alguna referencia concreta de otros entrenadores en los que te fijas?

Muchas, los primeros mis compañeros y compañeras en el CDAlcázar, de todos los entrenadores, profesionales o no, podemos aprender cosas, la lista de entrenadores en los que me fijo para mejorar es interminable. Como anécdota, sin ser muy futbolero, Pep Guardiola me cautivó con su discurso cuando estuvo en el FCBarcelona y soy un gran seguidor de él.

-¿Cuál es tu vinculación con Menorca?

En el 2009 vine a un clínic internacional que se hizo en Mahón en el que los ponentes fueron George Karl, Txus Vidorreta, Etore Messina y Pedro Martínez y es el primer recuerdo que tengo de baloncesto y Menorca. Alguna vez también he veraneado aquí y los últimos dos veranos participé como entrenador en el Campus CDAlcázar – Obra Social “La Caixa”.

-¿Por qué Menorca y el CDAlcázar para trabajar?

Haciendo el Campus CDAlcázar – Obra Social “La Caixa” pude conocer la isla y me enamoré de ella, y por supuesto la gente que forma el club hace que sea muy fácil decidirte por este sitio siendo gente muy cercana y muy trabajadora. A un club que busca la competitividad y la formación, nunca puedes decirle que no.

-¿Cuál ha sido la mayor alegría como jugador?

No hay una cosa en concreto; me quedo con haber aprendido un deporte y el haberlo compartido con mucha gente.

-¿Cuál ha sido la mayor alegría como entrenador?

Muchas. El hecho de poder entrenar cada día, y hacerlo ahora como profesional, ya es una alegría. Fue una gran alegría quedar campeón de España con la Selección Catalana, guardo un gran recuerdo de los ascensos con equipos sénior y las F4 con equipos de formación. Y fuera de resultados, alguna temporada que, a pesar de no haber conseguido títulos, se sobrepasaron los objetivos marcados, eso tiene un gran valor a pesar de que no te den una copa. También el poder haber entrenado a jugadores que se han podido dedicar a este mundo ha sido una gran satisfacción para mi.

-¿Cuál ha sido la mayor frustración como jugador?

Al final siempre intentaba jugar para pasármelo bien a pesar de ser muy competitivo y querer mejorar siempre. Mirando ahora hacia atrás, creo que fue una etapa muy bonita y divertida.

-¿Cuál ha sido la mayor frustración como entrenador?

Hay momentos en los que no van bien las cosas pero disfruto tanto entrenando que cada día es una nueva oportunidad para hacerlo bien y poder superarme y ayudar a los jugadores a hacer lo mismo.

-¿Cómo has encontrado el club?

En buen estado de salud deportivo; este año hemos crecido en número de jugadores lo que quiere decir que hay un trabajo previo bien hecho. La gente que hay trabajando en el club (entrenadores, directivos, delegados…) tiene muchas ganas de seguir aprendiendo para ir a más.

-¿Cómo ves el presente y el futuro del baloncesto menorquín?

Muy bien en ambos casos porque lo sorprendente de Menorca es que a pesar de ser un sitio tan pequeño y ‘aislado’ es un lugar con mucha cultura de basket, lo que hace que haya mucha afición y competitividad por este deporte. También el hecho de que a día de hoy esté el Hestia Menorca como referente puede hacer que mejore la situación y nos beneficiemos todos.

-¿Cómo ves la temporada del club?

Es una temporada con muchos retos; hay que encajar todas las piezas como director técnico nuevo. A nivel formativo puede ser una temporada de crecimiento para jugadores y entrenadores porque estamos poniendo herramientas para ello. A nivel competitivo no nos ponemos objetivos ya que creemos que los resultados han de ser una consecuencia al trabajo que realicemos.

-¿Cómo ves la temporada del primer equipo del cual eres el entrenador?

Muy buena, hay que felicitar a los jugadores por su predisposición a trabajar. Lo que hemos hecho hasta ahora tiene cosas muy positivas en varios sentidos: los jugadores se están esforzando mucho por ser la imagen del club en la pista, con un juego alegre, anotando muchos puntos. Hemos puesto el equipo sénior como una etapa formativa para los júniors y esto hace que tener dicho equipo sea un valor añadido en la estructura del club.

-¿Cómo ves el futuro del club?

Yo creo que el CDAlcázar siempre tendrá un buen futuro por la gente que lo forma ya que le tienen mucha estima y su trabajo diario es impagable. Los profesionales que estamos en él tenemos la misión y el compromiso de ser capaces de conseguir que mejore el nivel de los jugadores y entrenadores del club.

-¿Qué novedades crees que puedes aportar al club?

Al llegar una persona nueva a un sitio siempre aporta algo por la novedad y la diferencia en hacer o en ver las cosas, ni mejor ni peor; esto es lo que puedo aportar: una visión diferente del basket y una gran ilusión y ambición por mejorar.

Una de las cosas que más me gusta cuidar es la formación de entrenadores porque cuanto mejores entrenadores tengamos seremos capaces de poder llegar a sacar mejores jugadores. Como director técnico creo que es fundamental esta labor y estoy convencido que será posible porque veo a entrenadores y ayudantes muy capacitados e implicados para ello.

-Anteriormente has comentado que estuviste de entrenador en la primera edición del Campus CDAlcázar – Obra Social “La Caixa”. ¿Qué opinión tienes de él?

Está muy bien organizado y se cuidan mucho los detalles. Hablando como entrenador de fuera de la isla que era en el momento que me invitaron, el trato fue excepcional.

El formato es muy atractivo al tener un invitado diferente cada dos-tres días y concentrar la actividad en las horas de la tarde. El grupo de monitores también vive una experiencia muy positiva al intercambiar experiencia con entrenadores de fuera de Menorca.

-¿Cuáles son tus aficiones?

Aunque el baloncesto sea mi profesión es mi principal afición. También el hacer deporte en general y el viajar.

Muchas gracias Álvaro por pasar este rato con nosotros y mucha suerte esta temporada!

Compartir en Pinterest
Etiquetas